Abanca contrata a Merrill para lanzar una oferta por Liberbank tras fracasar en julio

 

Abanca está decidida a hacerse con su vecina Liberbank. Lo intentó en junio, pero el BCE frenó sus aspiraciones, y ahora prepara otra aproximación de la mano de Merrill Lynch.

 

La nueva oleada de fusiones bancarias, inaugurada con la absorción de BMN por Bankia, tendrá como próximo campo de batalla Liberbank, a la que el propio Gobierno y el Banco de España han puesto en la diana. El principal interesado en adquirirla es Abanca, que ya intentó armar una oferta antes del verano que fue tumbada por el BCE. Sin embargo, ha mantenido contratado a Merrill Lynch para hacer otro intento ahora, que se antoja más complicado después de la ampliación de capital y de la venta del grueso de los activos tóxicos de Liberbank.


La historia comenzó tras la resolución del Banco Popular, cuyo posible contagio provocó el desplome en bolsa de Liberbank (lo que a su vez hizo que la CNMV prohibiera las posiciones bajistas en el valor), así como una fuga de depósitos. Para evitar una nueva crisis bancaria en nuestro país, el ministro Luis de Guindos y el gobernador del Banco de España, Luis Linde, llamaron a capítulo al consejero delegado de la fusión de Cajastur-CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura, Manuel Menéndez, y le plantearon la misma disyuntiva de Emilio Saracho: o ampliaba capital o acometía una operación corporativa. De nada le sirvió a Menéndez su argumento de que Liberbank pasará a ser el banco más solvente gracias a un cambio contable (la introducción de modelos internos para calcular el capital).

 

Esta imposición ponía a la entidad en el foco de los posibles interesados, y el primero en dar un paso, en julio, fue Juan Carlos Escotet, según fuentes conocedoras de la situación. El presidente de Abanca (la antigua Novacaixagalicia) contrató los servicios de Bank of America Merrill Lynch para diseñar una oferta de compra sobre Liberbank, que contemplaba una prima de entre el 25% y el 30% sobre su cotización en ese momento (tras el desplome posterior a la intervención del Popular). Escotet ha asegurado que cuenta con 1.800 millones para acometer compras, y ha aparecido en las quinielas para hacerse con la filial española de Deutsche Bank. Liberbank sería una incorporación natural por la vecindad de Asturias y Galicia.

 

El BCE paró la operación, pero Abanca insiste


Sin embargo, la operación contemplaba la exclusión de bolsa de Liberbank, algo que no gustó al BCE. Además, las fuentes consultadas explican que, en ese momento, el supervisor europeo no compartía las ansias de las autoridades españolas por una fusión, sino que preferían que la entidad ejecutara los planes que había presentado para sanear su balance y reforzar sus recursos propios. A su juicio, solo debía embarcarse en una fusión una vez que los hubiera completado.

 

Por tanto, la intentona de Escotet quedó en agua de borrajas. Pero el banquero venezolano no ceja en su empeño: ha mantenido contratado a Merrill Lynch y, a la vuelta de las vacaciones de verano, ha empezado a diseñar otra operación que, esta vez sí, pueda ser aceptada por el BCE. Según las citadas fuentes, ahora pretende acometer una fusión en vez de una opa mediante un canje de acciones, y que la entidad fusionada cotice en bolsa como sustituta de Liberbank; es decir, un modelo similar al seguido por Siemens para adquirir Gamesa.

 

Menéndez se blinda... de momento


Sin embargo, ahora Escotet probablemente llega tarde. Porque mientras tanto, Menéndez no ha perdido un minuto y el 6 de septiembre anunció una ampliación de capital de 500 millones para reforzar sus niveles de solvencia y sanear su balance. Esta operación cuenta con el compromiso de los principales accionistas de la entidad, tanto de las fundaciones de las antiguas cajas de ahorros como de los fondos de inversión presentes en su capital.

 

Asimismo, ha puesto en venta una cartera con el grueso de su ladrillo tóxico para sacarlo de balance, con un valor de unos 800 millones. Esta operación ha obtenido una gran acogida en este momento de repunte del mercado inmobiliario. Los principales candidatos a hacerse con ella son Bain y KKR, según el diario 'Expansión', y la adjudicación está prevista para el día 29 de septiembre.


Es decir, ahora Menéndez tiene más bazas en su mano para rechazar las aproximaciones de Escotet. No obstante, hay otras entidades interesadas en hacerse con Liberbank por diversos motivos, por lo que parece difícil que se mantenga en solitario a medio plazo, aunque pueda salvar los asaltos a corto.

 

Fuente: El Confidencial

Dirección: https://www.elconfidencial.com/empresas/2017-09-21/abanca-liberbank-merrill-lynch-oferta-escotet-menendez_1447044/

Please reload