Liberbank cede a la presión regulatoria y ampliará capital por 500 millones ante la falta de compradores

September 7, 2017

 

El sector bancario ha retomado septiembre con fuerza. Con Banco Santander en pleno proceso de absorción de Banco Popular y los accionistas de Bankia y BMNa punto de acordar formalmente su fusión, los focos no pierden de vista a Liberbank, una de las entidades más pequeñas cuya salud preocupa a los supervisores.

 

El consejero delegado de la entidad, Manuel Menéndez, se vio obligado a dar explicaciones al Banco de España recientemente sobre las medidas para cumplir con las exigencias de los reguladores de acelerar el saneamiento de la entidad y vencer las dudas sobre su futuro que atemorizaron a inversores y clientes el pasado mes de junio, paralelamente a la polémica resolución de Banco Popular.

 

Así, el grupo resultante de la fusión de las antiguas Cajastur, Caja de Extremadura, Caja Castilla-La Mancha y Caja Cantabria anunció ayer el lanzamiento de una ampliación de capital de 500 millones de euros para reforzar su balance y cumplir sus «objetivos estratégicos», que no son otros que sanearse su voluminosa cartera de créditos fallidos y activos adjudicados para alcanzar unos niveles aceptables por el Banco de España. Menéndez, informó al supervisor de sus planes, que incluyen también como opción la búsqueda de un comprador, según fuentes del sector de toda solvencia.

 

 

 

Liberbank ha convocado a sus accionistas el próximo 9 de octubre para lanzar esta medida que diluirá el valor de los títulos y las posiciones de los principales socios. La entidad lo hace forzada por las circunstancias: está al filo de perder la protección de la CNMV sobre los inversores bajistas que apuestan a un desplome de su cotización y amenazan con trasladar la falta de confianza del valor sobre los clientes. Sin noticias que ofrezcan al mercado la búsqueda activa de una solución a sus problemas y con el caso de Popular presente a través de las demandas presentadas por miles de accionistas, la desaparición el veto podría reanudar los problemas del pasado mes de junio.

 

El consejo de administración de la entidad propondrá a los accionistas el próximo 9 de octubre una ampliación de capital de 500 millones de euros con los que «mejorar su perfil de riesgo». La entidad, muy lastrada por la herencia de activos inmobiliarios adjudicados y préstamos morosos, se propone reducir su ratio de mora al 3,5% en 2019 (desde el 11,3% actual) y contar con un ratio de activos adjudicados del 9%, elevando en 10 puntos porcentuales su nivel actual de cobertura.

 

«La operación cuenta con el apoyo y la manifestación de acudir de los accionistas relevantes», señaló este miércoles el banco en una nota. Los principales socios de la entidad son distintas fundaciones bancarias con un 43%, el fondo Oceanwood (12,6%) y la Corporación Masaveu (5%).

 

Será la segunda vez en dos años que Liberbank acuda al mercado de capitales para reforzarse. La anterior fue en junio de 2014 y la entidad captó casi 500 millones de euros.

 

Las dificultades para acelerar la limpieza del balance y la estrechez del negocio bancario tradicional no son exclusivas de la entidad, pero parecen haber hecho insuficientes los esfuerzos de los accionistas del grupo A la entidad le quedaba como opción reforzar su balance o buscar un comprador que el mercado ha señalado insistentemente como Caixabank. Por el momento, Liberbank recurre al mercado de capitales si bien el mercado sigue sin descartar una compra.

 

Fuente: El Mundo

Dirección: http://www.elmundo.es/economia/2017/09/07/59b0479a268e3ea6278b479a.html

Please reload