Así gestiona Tomás García Madrid, CEO de OHL

August 9, 2017

 

Elegido por la famlia Villar Mir para enderezar el rumbo de la constructora OHL.

 

"Las crisis limpian mucho los sectores, porque desaparecen competidores y abren oportunidades y posibilidades de conseguir una mayor cuota de mercado. Y también limpian las empresas y favorecen las mejoras internas". Así interpretaba Tomás García Madrid (Madrid, 1962) en una entrevista en la escuela de negocios IESE el punto de inflexión que vivía la economía española en 2012. Cinco años después, OHL está en medio de su crisis económica particular y Tomás García Madrid, consejero delegado del grupo desde junio de 2016, es el encargado de "limpiar" la empresa y devolverla a la senda de la rentabilidad y del beneficio perdido en 2015.

 

Su elección como primer ejecutivo de OHL se produjo en unas circunstancias muy complicadas para el grupo controlado por la familia Villar Mir. García Madrid llevaba 14 años al frente de la corporación industrial. Desde el Grupo Villar Mir conocía al detalle las dificultades de la constructora, tanto su inercia negativa en el exterior, principalmente en México, como las tensiones internas en la línea ejecutiva de la constructora. La empresa respiraba una atmósfera tóxica, con una fuerte destrucción de valor en Bolsa, que detonó en vísperas de la junta de accionistas de OHL de 2016.

 

Por aquel entonces, el presidente y fundador de la constructora, Juan Miguel Villar Mir, había perdido toda la confianza en Josep Piqué, elegido por él mismo tres años antes para llevar las riendas de la empresa. Por su forma de gestionar, el fichaje de Piqué se demostró totalmente equivocado. Su nombramiento escenificó falsamente un intento de profesionalizar la línea ejecutiva de la compañía. La realidad era que Juan Miguel Villar Mir nunca cedió el bastón de mando de una sociedad creada a su imagen y semejanza.

 

La crisis de resultados de OHL y las dificultades financieras de los accionistas de control forzaron al patriarca a dar un paso atrás. Se llevó por delante a Piqué y se abrió un agrio debate en el seno de la familia para buscar sucesor. Por un lado, estaban los hijos que apoyaban el nombramiento de Tomás García Madrid, amigo del presidente del OHL, Juan Villar de Fuentes. Sin embargo, Juan Miguel Villar Mir tenía otros planes en su cabeza. El fundador de OHL quería que Juan Osuna, consejero de OHL y máximo responsable del área de concesiones, dirigiese la nueva hoja de ruta de la compañía. Según las fuentes consultadas, fue en una reunión familiar un fin de semana previo a la asamblea de accionistas donde la balanza se decantó por Tomás García Madrid. Actualmente, Juan Osuna ya no forma parte del consejo de administración de OHL y sigue centrado en el área de concesiones con especial dedicación a México, donde OHL acaba de culminar con éxito una opa junto a IFM con el objetivo de excluir el valor de Bolsa.

 

Tomás García Madrid es ingeniero de caminos. Su relación con Juan Miguel Villar Mir nace en la universidad. Fue su pupilo en la escuela de ingenieros de Madrid y forjó su carrera profesional en la corporación industrial, donde ascendió hasta el mayor puesto de responsabilidad, como consejero delegado del Grupo Villar Mir. Desde ese puesto ha tenido una visión panorámica del hólding y conoce los pormenores de OHL, ya que representa a la familia en el consejo de la constructora desde 1996. Ese vínculo con el patriarca ha marcado su forma de trabajar. "Es un gran analista, pero no es un experto en la gestión de equipos, ya que, las grandes decisiones las comparte con muy pocas personas". Entre los ejecutivos más cercanos destaca Luis García Linares, director general Corporativo de OHL, y Enrique Weickert, director financiero del grupo.

 

Fuente: Expansión

Dirección: http://www.expansion.com/directivos/2017/08/09/598a0b7ee5fdea34528b4693.html

Please reload