Santander emite 500 millones de dólares australianos en deuda

 

En plena ampliación de capital, Santander vuelve a acudir al mercado de deuda para poner de nuevo en marcha la construcción de su colchón anticrisis.

 

La entidad presidida por Ana Botín no tiene tiempo que perder, pues debe emitir hasta 57.000 millones en dos años para satisfacer los requerimientos que le exigen los supervisores por su condición de banco sistémico.

 

Santander ha elegido los dólares australianos como la divisa en la que emitir una nueva hornada de bonos sénior non preferred, la nueva modalidad de deuda con capacidad de absorción de pérdidas que el propio banco estrenó para España en enero. Este tipo de bonos se sitúan entre la deuda subordinada y la sénior normal en el orden de cobro y, con su emisión, las entidades esperan reforzar sus colchones de capital para evitar que, en caso de shock crediticio, los contribuyentes tengan que pagar la cuenta.

 

De esta forma, si el banco pasa por problemas, los accionistas y los bonistas de este tipo podrían sufrir pérdidas o, incluso, en las situaciones más extremas, ver cómo se volatiliza su inversión, como ya ocurrió tras la resolución de Banco Popular.

 

Santander, que para esta operación ha contado con los servicios de Australia and New Zealand Banking Group (ANZ) y de Nomura, planea emitir deuda con vencimiento a cinco años y medio. Además, la entidad podría emitir otro paquete de deuda con vencimiento a 10 años si las condiciones del mercado son propicias.

 

Regulación
Hasta la fecha, sólo Santander ha emitido deuda sénior non preferred en España pues, a pesar de ser reconocida a nivel europeo, no contaba con una legislación que la amparase y que dictaminase que era computable para los requerimientos de los supervisores. Fue finalmente el Gobierno el que, a petición de las entidades españolas, se adelantó a la aprobación de este tipo de deuda dentro del Real Decreto-Ley de medidas urgentes en materia financieras.

 

"Santander elaboró un folleto dejando patente el orden de cobro para este tipo de deuda antes incluso de que lo hiciera la regulación y así logró adelantarse al resto y colocar dos emisiones", explica un banquero de inversión. Esta misma fuente sostiene que la entidad presidida por Ana Botín "dejó de emitir deuda de este tipo cuando comenzaron los trámites para aprobar el Real Decreto-ley y ahora ha incorporado los detalles de la regulación a su folleto".

 

Con el tema regulatorio aclarado, la entidad cántabra ha querido volver al mercado de capitales para aprovechar los últimos días antes de que entre en blackout, es decir, en el periodo previo a los resultados en el que no puede facilitar información financiera.

 

Al margen de esta emisión, de la que se espera conocer hoy el precio, Santander ha captado 3.692 millones en deuda sénior non preferred, a los que se suman varias colocaciones privadas.

 

Fuente: Expansión

Dirección:http://www.expansion.com/mercados/renta-fija/2017/07/11/596496aae5fdea335c8b45d6.html

Please reload