Los españoles no saben invertir; venden en los momentos menos apropiados - La Razón

February 19, 2017

 

Dicen que su agudeza visual en el «trading» es única. Sabe ver las oportunidades a la legua. A Eva Rodríguez-Roselló le gusta hacer hincapié en su intensa experiencia: «Ever Capital es nueva, pero tiene 20 años de experiencia». Una sociedad experta en renta fija en operaciones especiales. Ha trabajado en grandes firmas financieras. Coincidió con el ministro de Economía, Luis de Guindos, en Lehman Brothers. «Fue un placer y una experiencia estupenda, a pesar de que vivimos momentos difíciles».


– Ser «broker» siempre ha sido estresante...
– Sinceramente te dejas la vida. Y más aún con entornos rabiosos, volátiles e, incluso, superficiales, como los de los últimos tiempos.


– Lleva muchos años trabajando en este ambiente tan tenso y presionante...
– Dos décadas. Empecé como junior en Grupo Santander y, después, estuve 10 años en Deutsche Bank; uno en Lehman Brothers, donde viví el «default»; cuatro en Auriga Global Investors; tres en Method Investments and Advisory y, finalmente, en abril de 2015, empecé a montar Ever Capital, que echó a rodar justo un año después.


– ¿Qué le llevó a fundar esta sociedad?
– Cuando estaba en Auriga, de la que era socia con un porcentaje pequeño, se cruzó en mi camino un «ex» de Goldman & Sachs que tenía mucha experiencia en renta variable y le gustaba mucho lo que hacía, y me dijo: «Eva, tú tienes ADN de empresaria» y quiero que me montes en mi empresa, Method Investments and Advisory, el negocio que estás haciendo. Le respondí que sí después de que aceptara las tres condiciones que puse, claves para desarrollar este negocio: tener un capital que mover, un equipo –necesitábamos entre seis y ocho «traders»- y libertad para decidir, porque uno de los secretos de este «business» radica en tener flexibilidad para invertir. Tras la crisis de Lehman, muchos bancos cerraron sus libros, o los restringieron en el caso de los grandes, y quedaron muchos activos sin cotizar, por lo que se necesitaba alguien que lo hiciera. Me hice una experta en esta materia con independencia de su calificación. Gustó mucho a la Comisión Nacional del Mercado de Valores porque se trataba de una de las pocas actividades que daba liquidez a ese mercado. Me he llegado a topar con una señora que, de repente, se encontró con una herencia de preferentes del Banco Guipuzcoano, que ni siquiera esta entidad podía comprar por razones regulatorias. Le di una solución y se las compré. Estuve muy metida en la reestructuración bancaria convirtiendo en dinero mucho papel. En 2015, el dueño de Method decidió separar los negocios por cuestiones normativas. En un primer momento iba a ser socio, pero finalmente lo descartó. En abril de 2015 empezamos a montar Ever Capital, que echó a andar en abril de 2016.


– ¿Cuáles son, en síntesis, las señas de identidad de Ever Capital?
– Ever Capital es nueva, pero con 20 años de experiencia. Todo su equipo está formado por profesionales que vienen de UBS, Credit Suisse, Inverseguros, Mizuho... Contamos con un fondo de inversión, Achilles Fund, que pusimos en marcha el año pasado y que ha terminado el año con un 26,27% de rentabilidad. Se nutre de renta fija, la gran desconocida. Ha habido muchos activos tapados que hemos ido negociando y que, al final, han ganado mucho valor. La gestión está separada del «trading» porque nos obliga la CNMV. En breve, seremos gestora. Por ahora, somos meros administradores. Nos metemos en todo aquello que creemos que tiene salida y un valor potencial enorme.


– ¿Con qué filosofía afrontan el trabajo en su compañía?
– A mí me gustaría ser el AZ Valor, el Paramés de la renta fija. Hasta hace poco he trabajado en entidades donde he hecho ganar mucho dinero a «hedge funds». Ahora quiero hacerlo para mis clientes. Suelo decir que tengo oro entre manos porque me llaman con operaciones muy buenas. Si no las he hecho antes es porque no tenía el capital. Me gusta mucho la filosofía de Goldman Sachs porque lo que todo el mundo ve como un motivo de temor, ellos lo contemplan como una oprotunidad. Por ejemplo, es incalculable el dinero que han ganado muchos fondos extranjeros en España, que en vez de retirarse, compraron barato. Las cosas no son buenas o malas per se. Soy buscadora de esos activos que cotizan a un precio a la baja y que tienen recorrido.


– ¿Su mirada está puesta principalmente en las empresas más clásicas o también se fija en las «start-ups»?
– También cotizamos los bonos del Mercado Alternativo de Renta Fija y también los de las empresas nuevas. Miramos prácticamente todas. Las «start-ups» están caras. Las «start-ups» las dejaría más para especialistas en fondos de capital riesgo. Yo me centro en un mercado más maduro y ordenado.


– Habla mucho de bancos.
– El sector financiero me gusta mucho y ha subido bastante. Es verdad que el negocio de la banca sigue siendo muy tradicional, pero confío en ella porque la curva de tipos de interés les favorece. Pueden ser una amenaza, pero muchos bancos la neutralizarán porque están invirtiendo en esta tecnología. Eso sí, cambiará la manera de hacer banca.


– ¿Y la construcción?
– Ha despertado y muchas compañías están cambiado su modelo de negocio. Es el caso de Sacyr. Se han dado cuenta de que lo que antes funcionaba, ahora no.


– ¿Qué otros sectores son sexys?
– Me gustan mucho las empresas relacionadas con el petróleo. También estamos muy atentos a las eléctricas.


– ¿Sabemos invertir los españoles?
– Creo que no. La experiencia me ha demostrado que el miedo se contagia muchísimo, mientras que la alegría no. Cuando se produce una mala noticia entra el pánico y se vende a cualquier precio. Se vende en el momento menos apropiado.


 

Fuente: La Razón

Autor: Juan Delgado

Fotografía G.Pérez

Dirección: www.larazon.es/economia/los-espanoles-no-saben-invertir-venden-en-los-momentos-menos-apropiados-EF14553326

Please reload